10 abr. 2008

El espiritu tragicómico español.

TheSmoked

En ocasiones saber indicar bien si la dirección correcta es a la izquierda o a la derecha ya es mucho. Yo me confundo con mis manos constantemente, puedo apuntar a la izquierda y solo hay que seguir recto. Todos tenemos un sentido bastante claro de las cosas pero se hace obvio que hasta nuestro propio cuerpo nos engaña, a quién no le ha pasado señalar a la derecha y pronunciar izquierda, cuando vemos cosas o las oímos solo oímos una parte, lo que la sabiduría española llama "Cada uno ve lo que quiere ver".

No digo que haya claves para entender la historia, o es historia o es mito, no hay más, pero si conocemos las claves para conocer a los autores de esas mentiras. Puedo decir que somos bestias y hombres y el que se lo crea verá su bestia interior reflejada en sus pasiones, el resto vivirá tan tranquilo.Conocer esa historia no me da más datos que los enunciados y deberíamos caer en la tentación de buscar las bases filosóficas o psicológicas de tal afirmación, sin embargo sabiendo que soy un viejo, loco que formo una secta todo empieza a estar más claro. Por supuesto respeto al que crea que la historia son libros de texto y enunciados contextuales o estructurales, que puedo estar de acuerdo en parte,pero yo vivo la historia de las biografías, tanto de las escritas como las que no. Eso que los españoles conocemos por intrahistoria pero reflejada en las vivencias cotidianas de todos los que compartimos este pequeño mundo.

Esta idea tan heróica de comprender la historia en la biografía de los grandes lideres debe ser olvidada, la literatura española ha hecho más por la biografia del pueblo que ninguna otra herramienta, el mismo que escribió sobre las andanzas de los comunes a veces ruines, otras locos, simpaticos, divagantes y astutos antiheroes es el que ahora es aclamado por su buena pluma, todos los grandes escritores españoles han hecho hueco para hablar de la España que no se ve pero se siente.

La historia española está llena de esos antiheroes literarios, de pequeñas personas que se dieron cuenta de la relevancia que tenían sus palabras en su época pero que fueron desoidas o creídas. Una clara referencia de nuestro espíritu, la fascinante tragicomedia. Por ejemplo, Victoria Kent, una feminista a ultranza de la segunda república afiliada al Partido Radical Socialista, discutía incesantemente con Clara Campoamor para que no se le extendiera el sufragio a las mujeres porque consideraba que los curas desde sus altares y los maridos desde sus cinturones influirían más negativamente en los partidos de izquierda. Acertó, y su propia ideología se convirtió en la Espada de Damocles de la izquierda.

Hoy en día puedo creer que todos los que convivimos en Madrid, somos victimas de una tragicomedia, trágica porque podemos ver como la Concejalía de Medio Ambiente tiene unos cuantos funcionarios y políticos irresponsables, también porque supone un fracaso del modelo administrativo del PP en Madrid, no solo por la corrupción en los funcionarios, sino porque las agencias, que son empresas contratadas con dinero público, también están corrompidas haciendo patente que no se puede privatizar el sector público como pretende Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón. Comedia porque vemos a los políticos del PP dando vueltas de aquí para allá, diciendo pio pio que yo no he sido.Comedia porque en Madrid se nace, se vive y se muere con la sensación de que no hemos dicho una palabra que haya podido cambiar las cosas y aun así seguimos viviendo en esta prospera, aunque podrida, comunidad de contratos flexibles y alquileres imposibles. A parte, si ya han sido denunciadas antes por un contencioso administrativo, el señor Gallardón es conocedor de estas denuncias y por lo tanto cómplice por ausencia de decisión.

Lo realmente duro de todo esto es que sabemos, dentro de nosotros la verdad, la realidad del asunto, sin datos en la mano tenemos la certeza de intuir que cualquier persona que se estanca en el poder se corrompe. Yo no pido datos estadísticos, ni sentencias. Solo pido que juzguen con el corazón y digan sinceramente si en Madrid hay corrupción urbanística y si en Madrid hay concejales que no tenían idea de esa corrupción. Salgan con el coche váyanse a dar una vuelta por Pitis, donde el metro se construyo antes que las viviendas, o la Cañada Real Galiana escuchen a su corazón e ironicen, en ese momento serán totalmente españoles

0 comentarios: