10 abr. 2008

La Revolución Francesa 2020 d.C.

TheSmoked
En comparación con el primer ministro Fillon, Sarkozy es un galán de la altura de un caballero monegasco. Hace tiempo saltó la noticia en Francia: Cientos de ciudadanos criticaban abiertamente las aptitudes aristrocraticas del Noble caballero Sarkozy, que si no recuerdo mal padeció de las mismas en los dias posteriores de su elección mientras navegaba en un yate por el Mediterraneo.

Resulta irónico tener aquí delante un libro, tan breve como recomendable, de Hans Blumenberg "El mito y el concepto de la realidad".

Cuando observo la historia de los movimientos sociales franceses puedo predecir que la temporalidad de estos es limitada y el Estado siempre gana la partida a cualquier grupo obrero o estudiantil que se resista al gobierno de la derecha. Hace poco hablaba de la ambigüedad del termino de ciudadano y su confusión con aquel individuo que habita la ciudad menospreciando al habitante de los paramos. La derecha gobierna y gobernó gracias a las tretas de Chirac, el hombre de las manzanas, que aprovechó hasta el ultimo voto de aquellos que habitaban el ayuntamiento y el departamento donde gobernó antes de ser alcalde de París. Regurgitando fanáticos entre los gentiles. Mientras él escalaba, otros le acompañaban como un garrapata acompaña a un perro, los ultraderechistas.


Y es que si la conciencia que dirige al sentido común nos comenta que el habitante de la republica, culto, abierto, profesional habita la ciudad por oposición el sentido común crea una mezcolanza, la calidad, en los extra radios y lo terriblemente opuesto en los paramos, que decía Hegel.

Es curioso ver este libro y reflexionar sobre como la historia francesa a creado un mito alrededor de la Revolución. Se acuerdan, en los más que mal hechos, y con saña, libros de historia que leíamos en la escuela, la Revolución Francesa se presentaba como una lucha de los ciudadanos que estalla por la bancarrota absoluta debido a la vida aristocrática y monárquica. Claro, ahora sé que no hubo una sola revolución, que hubo al mismo tiempo contra revoluciones por toda Francia, que los que lucharon por el poder manipularon a las personas para crear un ejercito inmenso y por supuesto que los derechos del ciudadano hacían esa distinción ambigua que nos atormenta: El Ciudadano y el hombre... Es decir, el inmigrante, el eslavo, el judío, el senegalés, el argelino , los indios americanos y un largo etcétera que me hace llorar. Desde afuera se aprecia todo mejor.

El francés revolucionario de hoy en dia se resiste a votar;cuando puede arma trifulca; lleva hasta la crisis al Estado pero no sabe ir más allá, espera la revolución. No sabe porqué pero el tiempo para él se detiene. Cuando el Jefe de Estado manda, él sirve. Desde De Gaulle a Sarkozy. Anhelan la revolución, provocan al Estado. Cuando salto la alarma por el contrato de dos años, por el cual te podían despedir sin darte ninguna explicación, en un fin de semana Chirac lo arregló; lo derogaron el viernes y lo corrigieron el lunes para que quedara en un solo año de posible despido y anunciándote las causas pero de manera extra oficial, que menos que un esclavo de un empresario.

Esa reflexión sobre la mitología de la Revolución, que estoy seguro se afianza en los textos de historia, la hago por que Sarkozy es un malgastador al estilo Zaplana, incluso tienen un parecido fisiológico que me hace dudar de mi virilidad. Es esa necesidad de repetir el mito paso por paso, como si se tratara de un ritual para crear un avatar de Anubis en la Tierra, es la que esta impulsando a la gente a protestar por el despilfarro "aristocrático" (El Pais, Le Monde).hora más que nunca me acuerdo de ese articulo acerca de Sarkozy y me pregunto ¿Si hubiera un motivo realmente mítico, como una re-toma de la Bastilla, que pasaría en Francia?

0 comentarios: