9 abr. 2008

El terrorista (2)

TheSmoked

Son las oficinas de prensa las que se encargan de darle forma las opiniones de los militares en Irak, estos les dan la información por la mañana y por la tarde charlan con ellos para ver por qué han puesto está pregunta aquí o esta afirmación acá.

Los millones de personas que vivimos al otro lado de la pantalla pensamos que Al Quaeda es un gran entramado verticalmente jerárquico y unitario. Esa es la imagen que los neoconservadores quieren dar de ello, por qué algo difícil no se recuerda y nos necesitan legitimando sus decisiones o esto sería el caos total. La información debe ser fácil sobre los demás y sobre uno mismo. Se trata de un aprendizaje continuo. Nadie sabe nada de Estados Unidos, y es la sensación que mi profesor de Sistema Económico Mundial me dejo un día, me dijo con frustración "Yo soy experto en Brasil, me se todos los datos del mundo, pero no conozco Brasil. Esto solo se hace si has nacido allí".

Es cierto que nosotros queremos hacer que sabemos algo, irónicamente Sócrates nos recordaba "Solo se que no se nada" y en cierta manera solo podemos saber lo que alcanzan nuestras manos. Más allá de esa forma de aprendizaje los resultados son tal mínimos que como recuerda Roger Schank no son validos; él comenta que a sus alumnos el primer dia de clase siempre les pregunta si podrían hacer ahora los exámenes que hicieron para llegar a su curso, y nadie puede hacerlos si no es estudiando al menos un poquito antes. Solo y únicamente a través de la experiencia podemos llegar al conocimiento lo demás son sustratos neuronales tan pequeños que no tienen relevancia y ya sabéis lo que Patricia Churchland piensa de las piezas de la psicología popular en relación a estos sustratos.

Al Quaeda, ETA, el gobierno de Estados Unidos, el PSOE, el PP, todos necesitan una función de simplificación y repetición para facilitar el aprendizaje. Es más necesitan un dialogo abierto y constante para que el cambio en la opinión pública no derive en un cambio en el sentido común.

Entonces ¿por qué hablamos de ETA?. Es una necesidad común de los partidos políticos y el terrorismo. Una necesidad de la sociedad de la información, que parte de la cultura de la publicidad y el marketing.

Si yo mediante el voto elijo a mis representantes entonces nosotros creamos fraudes y solicitamos permiso para crearlos. Es paradójico que legitimar sea ver la verdad de las cosas a través de las leyes y las leyes no estén preparadas para ver la verdad.

0 comentarios: